Spain in pain

A pesar de que el Gobierno de España continúa en la senda de los ajustes, recortes y en definitiva, las reformas, parece que no es suficiente para los mercados, tal y como recoge este artículo del diario Expansión. Parece según el texto, que el ejecutivo insiste en “los recortes fáciles”, pero, por ejemplo, en el caso de las autonomías, solo se han cerrado 126 empresas públicas de las 514 previstas.

Rajoy promete que seguirá presentando reformas cada viernes. Pero el mercado no le oye. La bolsa, sigue bajando; la prima de riesgo, estabilizada cerca de máximos. ¿Cómo es posible que tras las reformas financiera, fiscal y laboral, el mercado no nos apoye? ¿Cómo es posible que tras la Ley de Presupuestos Generales del Estado más austera de la democracia, el mercado no nos apoye? ¿Cómo es posible que ni siquiera un nuevo anuncio de subida de impuestos indirectos tenga efecto?

¡Qué acertado el titular del New York Times de hace unas fechas!: Spain in pain. De recorte en recorte, y de protesta en protesta. Es verdad que la última protagonizada por los sindicatos tampoco ha gozado de mucho seguimiento, pero no deja de ser otra protesta de la que el gobierno debería tomar nota.  Y la oposición política, animando las protestas con el descaro que supone que los protagonistas de alcanzar 5,3 millones de parados se pongan al frente de las manifestaciones. O con manifestaciones como las de Rubalcaba en las que explica que “a los socialistas no nos gusta gastar mas de lo que tenemos” –tras gastar casi el doble de lo que recaudaron en 2010 y mucho mas de lo recaudado en los últimos años- o pidiendo políticas de crecimiento e inversión pública tras los recortes protagonizados por el gobierno del que formaba parte… Todos parecen disgustados: mercados, sindicatos, oposición… ¿Cómo es posible despertar tal unanimidad?

La respuesta parece ser que el gobierno sigue centrado en reducir el déficit en base a recortes “fáciles” –inversión pública, I+D+i, educación, sanidad, etc…-, sin atajar el principal problema del que adolecemos: el gigantismo de la Administración. Tampoco lo hizo el gobierno anterior. Quizás, no pueden. Al pedir reducir el tamaño de la Administración, en realidad pedimos a los partidos políticos que se auto-amputen una parte de su estructura. Y eso, es duro para ellos. Quizás, esa es la razón por la que el PP defendía la desaparición de las Diputaciones y dejó de hacerlo tras ganar la mayoría de éstas en las municipales. La misma razón por la que el PSOE pasó de defender un “ajuste en las competencias de las Diputaciones” –que no su desaparición- a pedir su eliminación tras perderlas en dichos comicios. Es posible que el sistema partidario que tenemos impida la reducción de la Administración, pero algo habrá que hacer.

Solo se han cerrado 126 empresas públicas de las 514 comprometidas por las CCAA. Andalucía solo ha cerrado 8 de las 111 a las que se comprometió, probablemente porque el procedimiento de intentar integrar como funcionarios a los empleados públicos procedentes de dichas empresas, ha sido reiteradamente tumbado por los tribunales. Además, ¿de qué sirve cerrar las empresas si nos quedamos con todo el personal?; ¿a quién pretendemos engañar?.

En lo que respecta a entidades locales, baste decir que en España existen 13.023 entidades. De ellas, 8.144 municipios, 50 diputaciones, 11 gobiernos insulares, 3.722 entidades inferiores al municipio, 1.024 mancomunidades, 81 comarcas, 4 áreas metropolitanas y 17 entidades más. Si hablamos solo de los 8.144 municipios, 6.810 tienen menos de 5.000 habitantes -y, de éstos, 4.863 tienen menos de mil habitantes-. No parece que el gobierno, tras las últimas manifestaciones, esté por la labor de cerrar ninguna de éstas entidades públicas donde, por otra parte, se encuentran ubicados muchos de sus afiliados… aunque Grecia, Portugal, e incluso Italia, entre otros, ya lo han hecho.

Mientras no atajemos los problemas, mientras nos dediquemos a “coger el rábano por las hojas”, nadie nos creerá. Tampoco los mercados. Es cierto que hacen falta políticos de nivel para llevar a cabo un redimensionamiento de la Administración, y es evidente, ante lo poco que hemos avanzado en éste tema, que carecemos de ellos. Por eso estamos así. Spain in pain.

 

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.