El Gobierno concretará el rescate bancario en las próximas horas

España busca un mensaje “contundente” del G20 que apoye las reformas que está desarrollando el Gobierno de Mariano Rajoy. Así se destaca en el siguiente artículo de El Confidencial, en el que España apuesta por más Europa y reformas estrcuturales.

Mientras Mariano Rajoy y Luis de Guindos intentan desde el G-20 sumar nuevos apoyos a la causa del euro y de España, el ministro de Hacienda defendía en el Senado el proyecto de Presupuestos del Estado como muestra de que España ha entrado en la senda de la austeridad y el control del déficit. El Gobierno se agarra al discurso europeísta ante el recrudecimiento de la crisis de la deuda española pese a la victoria en Grecia de los ‘proeuro’. Tiene que salvar la semana en plena escalada de la prima de riesgo hasta que se concrete el jueves el monto total y las condiciones de la vía de crédito para la banca española en problemas. Contra todo pronóstico y sin acertar con una explicación sobre el acoso permanente de los mercados, en el Ejecutivo insisten en que sólo la UE en su conjunto puede dar respuesta al problema.

La semana crucial para el futuro de la situación económica en España no ha podido empezar peor. Nueva escalada de la deuda y lluvia de recomendaciones de los organismos internacionales mientras el Ejecutivo pide calma hasta conocer los informes de los dos evaluadores que tienen que concretar la cuantía de los fondos que necesitan los bancos españoles con problemas. El Gobierno del PP sentencia que ni el peso de España ni los esfuerzos que hace desde hace cinco meses para enderezar su economía se merecen el descrédito de su deuda e insiste en que toca defender el euro.

También a la espera de que el jueves se conozca el informe de los evaluadores, los ministros de Rajoy evitan responder a las sugerencias del Fondo Monetario Internacional para que suba ya el IVA. Prefieren destacar, como ayer hizo De Guindos que el FMI ha elogiado las líneas generales y proyectos de la política económica de Rajoy como los recortes presupuestarios, la reforma laboral y los decretos de la reestructuración bancaria.

El Gobierno confía ahora en que de la reunión del G-20 salga un mensaje muy claro a favor de la corrección de los desequilibrios y de las reformas económicas en Europa y del resto del mundo por el evidente peligro de una etapa de desaceleración económica que empieza a afectar también a los Estados Unidos y a los países emergentes, según manifestó Luis de Guindos.

Aunque fue suspendido el encuentro entre Obama y los líderes de la UE, Rajoy volvió a pedir en las primeras sesiones en México romper el vínculo entre el riesgo bancario y el riesgo soberano, que ha resultado ser “tremendamente dañino“. El presidente también ha reclamado a la eurozona un calendario preciso y concreto para avanzar en la unión fiscal”. Unión que, ha dicho, debe incluir, un supervisor único para el sistema financiero, un fondo de garantía de depósitos común y un mecanismo también común para reestructurar las entidades financieras.

El Gobierno español era partidario de que la ayuda europea se inyectase directamente en la banca, sin implicar al Estado y al FROB, para que no afectase a la deuda soberana española, si bien no salió adelante por la oposición de varios miembros del Eurogrupo liderados por Alemania. Según dejó patente Rajoy en el plenario del G20, el problema ocurre cuando se vincula la deuda bancaria y la deuda soberana. No se sabe si esta enmienda tendrá espacio en la declaración final de la cumbre.

Montoro, situación crítica

“La salida de la crisis pasa por más Europa, más euro, más reformas estructurales (de la UE) y más estabilidad presupuestaria”, dijo Cristóbal Montoro en el Senado. En ese clamor por más integración europea, el ministro de Hacienda citó el papel del Banco Central Europeo, “que debe responder con firmeza y fiabilidad a las presiones de los mercados que todavía intentan obstaculizar el desarrollo del proyecto común europeo”. Es la acusación directa más clara que se ha oído a un miembro del Gobierno de Rajoy a esos ‘mercados’ del acoso a la deuda española.

De Guindos desde México repitió las mismas ideas. El Gobierno español ha hecho reformas básicas como la laboral y ajustado sus cuentas; ahora es el turno de la Unión Europea que tiene que caminar ya hacia la unión fiscal y monetaria para hacer frente al problema común que es el peligro a que la recesión vaya a más en toda la zona euro.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.