Grecia: el Parlamento no se corresponde con la calle. Siguen los problemas

En el plano teórico y en cierta medida en el político, son acertados los titulares de la prensa española que destacan los resultados de Grecia como un triunfo cierto de quienes, teóricamente al menos, son partidarios de continuar el proceso de reformas drástica de la UE y, en consecuencia, permanecer en el euro. Pero hay que ir mas allá. Raul Heras en el artículo que publica en este foro abunda en esta idea.

Una cosa es la composición del Parlamento y otra la de la sociedad griega. El regalo de 50 diputados, para mi incomprensible, que el sistema electoral griego otorga al ganador, es decir, al que mas escaños obtiene, es un despropósito del principio de proporcionalidad, y de más cosas, pero es lo que hay, lo legal en Grecia. La UE lo sabía y precisamente por ello su presión fue abrumadora en defensa de los conservadores. Se ha conseguido algo, pero la situación cambia poco respecto de las anteriores elecciones. Vamos a los datos reales con el 99 por 100 de los votos escrutados.

Nueva Democracia tiene el 29,66 % de los votos. Syriza, la izquierda radical, el 26,89. Es decir, una diferencia que no llega a tres puntos porcentuales. Sin embargo, ND tendrá 129 diputados y Syriza solo 71, debido, como decía, a esa “regla” especial del sistema electoral griego. A su lado tenemos a la izquierda tradicional, el Pasok, que se ha hundido al 12 % de los votos y se queda con 33 escaños. Triste realidad de un partido que ha sido hegemónico.  Aparece  también un partido denominado Izquierda Democrática con el 6,24 de votos y 17 escaños, y los pronazis de Amanecer Dorado, que no se han hundido y que disfrutan de un apoyo del 7 por 100 en votos y 18 escaños.

Si hacemos un análisis de izquierda/derecha, dejando al lado a esta gente del Amanecer Dorado, que no es derecha ni izquierda sino pronazismo, resulta que la cosa no está clara. Syriza 27,89, Pasok 12,29 y Nueva Izquierda 6,24. Vamos que lo que quiero decir es que una cosa es el Parlamento y otra la sociedad. Esta disfunción, que viene siendo habitual en las democracias occidentales y que en algunos casos, como el de España, cada día se percibe con mayor claridad en las encuestas, alcanza proporciones groseras en Grecia debido, precisamente, a ese regalo antes mencionado. ¿Tiene sentido un parlamento así con una sociedad de esta otra manera? Pues lógica no tiene. Quiero decir, lógica en sentido material. Para la clase política supongo que sí la tendrá, pero eso es harina de diferente costal.

¿Han ganado los pro euro? Pues con este panorama no tan lineal una respuesta tajantemente positiva no es fácil. En el plano teórico, por supuesto que sí, asumiendo que el Pasok sea pro UE a cualquier precio, lo que está por ver, porque supongo yo que hará algún ejercicio de reflexión y quizás eso le lleve a no aceptar lo que digan los conservadores sin mayor análisis.

¿Conseguirán un gobierno de coalición? Pues está por ver. Si atienden a la realidad social la cosa será mas complicada. Si buscan intereses de clase política puede ser mas fácil, pero en este segundo caso no durará demasiado. En fin, que la cosa no está clara y que hay que seguirla de cerca. Tendrán que llegar a algún acuerdo porque volver a convocar elecciones por tercera vez es un esperpento. Así que tendremos alguna forma de gobierno. La cuestión es si podrá gobernar claramente o no. Muchas dudas tengo. ¿Durará? Veremos. ¿Seguirá la calle agitada? Pues no hay que descartarlo.

¿Es una buena noticia para el euro como ha dicho el Presidente del Gobierno? Sobre el papel, sí. Sin duda. Hubiera sido peor que el partido mas votado fuera Syriza, desde luego, y en eso tiene razón. La pregunta es: ¿depende el euro de algo tan conflictivo como la sociedad griega y su traducción en términos de clase política?: Esto es lo que cuenta para mi. Y si la moneda única depende de Grecia y de su conflictiva situación de base, lo que veo es que volveremos pronto por los senderos del conflicto. Vamos a ver que dicen los mercados hoy. Supongo que algo de euforia habrá, pero me temo que no serán pocos los que analizando a fondo la situación concluirán que no todo está solucionado. Ni mucho menos.

Quizás la UE se vea obligada a conceder mas plazo, flexibilizar condiciones, aligerar al BCE…en fin, a cambiar el modelo rígido alemán. Además en Francia los socialistas han conseguido mayoría absoluta en la Asamblea. Increible -aunque esperado y ganado a pulso- el destrozo de Sarkozy. El mapa político es distinto, sin duda, pero los problemas de base continúan.  Ahora, visto lo de Grecia y Francia, parece que toca volver a ocuparse de España, porque aquí los problemas no solo continúan sino que apremian y agobian, y lo de Francia y lo de Grecia no nos lo solucionan.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Comments are closed.