Ni Plan B ni conejos en la chistera

Un miembro del Gobierno le decía a uno de sus diputados “nos estamos dejando la piel”. El Ejecutivo trabaja para dar una respuesta eficaz “al acoso de la zona Euro”. Junio se plantea como un mes decisivo para nuestro país, tal y como destaca el siguiente artículo de El Confidencial.

“La novedad del lunes al marte es que se ha demostrado que el problema no es sólo de España, que ya le toca a Italia y que también sube la prima de riesgo alemana; estamos ante un problema del euro”. Ese es el análisis que hacen en fuentes gubernamentales del cortísimo recorrido positivo (unas horas) que tuvo en los mercados el acuerdo del Eurogrupo sobre las ayudas a la banca española.

La consigna en el Ejecutivo es la misma de antes del rescate (aguantar) y la búsqueda de la solución idéntica: trabajar en las instancias comunitarias para lograr una respuesta común frente al acoso a la zona euro e insistir en las gestiones con el FMI y Washington. Mariano Rajoy y Luis de Guindos se consagran este mes a ello y estarán más días fuera de España que en La Moncloa o en el Ministerio de Economía.

El Gobierno se ha quedado sin el calendario escalonado que se había fijado para solventar la crisis de la deuda al verse obligado a pedir ayuda formal para el sistema bancario el pasado fin de semana. Esperaba resistir hasta que terminaran su trabajo los evaluadores privados, sobre el día 20, fecha que también coincidía con la cita en Roma fijada por el primer ministro italiano Mario Monti con los principales mandatarios europeos a la que también está invitado Mariano Rajoy. En eso foro se tenía que encarrilar una solución europea para los problemas de la banca en España y de la estabilidad del euro en general.

En el Ejecutivo temían el obstáculo previo que eran las elecciones griegas y en Bruselas y Berlín prefirieron anticiparse y ‘taponar’ antes la brecha de las entidades españolas. La cuestión ahora es que el acuerdo del sábado no ha servido de nada a los mercados. Ahora no hay plan B ni conejos que sacar de la chistera, reconocen en fuentes gubernamentales. Sólo seguir con el programa de reformas e insistir en todos los organismos internacionales en que es necesario reforzar las instituciones y mecanismos monetarios y fiscales de la Unión.

“Nos estamos dejando la piel”

“Nos estamos dejando la piel”, aseguraba ayer un ministro a un grupo de diputados del PP sobre la labor del Gobierno de estos días en todas las negociaciones en el exterior y las reformas de la economía española, tanto en el control del déficit como en los recortes presupuestarios. Lo que predican en el gabinete, desde la Presidencia hasta todo el equipo económico es paciencia y tranquilidad. Aseguran en los citados medios que no esperaban que la prima de riesgo volviera a subir, pero tampoco que bajara mucho. Ahora admiten que hasta que no se concreten las necesidades exactas de capital de las entidades españolas, a mediados de la próxima semana, y las condiciones de la línea de crédito en interés concreto y el periodo de devolución de las ayudas no cabe esperar que se relajen los mercados.

Hasta entonces queda todo pendiente de las elecciones griegas del domingo. Si las urnas se decantan por una salida de Grecia del euro la situación se puede agravar para toda la Unión. De momento, en fuentes gubernamentales insinúan que el Consejo de Ministros próximo viernes no será el más indicado para aprobar el mecanismo financiero de apoyo a las comunidades autónomas para que puedan hacer frente a sus pagos. Todo lo que suena a deuda y a comunidad autónoma es perjudicial para la posición de España en los mercados.

El mismo domingo de las elecciones griegas, Rajoy empieza su periplo internacional. Primero va a México a la reunión del G-20, luego a Brasil a la “cumbre Río”, después a la reunión de Roma que se ha dado en llamar “cumbre del crecimiento” (de la UE). Toda esa actividad desemboca el día 28 en el Consejo Europeo que debe sanciona la fórmula de apoyo a la banca europea (no solo la española) con problemas. Es un mes crucial para el euro y para el Gobierno de Rajoy.

Luis de Guindos tiene previsto ampliar a Washington sus constantes visitas y entrevistas con los responsables de economía de la UE. Aunque ha pedido comparecer en el Congreso para explicar el acuerdo del Eurogrupo en medios parlamentarios aseguran que no lo podrá hacer, por falta de fechas libres, hasta dentro de dos semanas, cuando ya se conozcan los datos exactos del crédito.

Tampoco el presidente del Gobierno tiene previsto acudir a la Cámara, en sesión monográfica, a explicar las ayudas europeas a la banca hasta un pleno extraordinario que se espera convocar para el 11 de julio. En ese planteamiento de volcarse en la acción exterior solo encuentra la comprensión de un grupo de la oposición: CiU. Los socialistas intentan sacar rédito en forma de desgaste del PP El Grupo Popular, por boca de su portavoz Alfonso Alonso, denuncia la falta de “lealtad” de Rubalcaba al hacerse eco y difundir cualquier rumor en contra de los intereses de España como hizo el lunes desde Berlín.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.