La nueva burbuja

argentarius 2La nueva burbuja 

Los índices bursátiles están nuevamente por las nubes. ¿Señal de que vamos bien por fin? ¿O simplemente señal de que hemos vuelto a la especulación salvaje que condujo a los desastres de 2008 y de 1929?

No escarmentamos. La especulación vuelve por sus fueros. Y las culpas siempre las tienen otros, en este caso el Banco Central Europeo. Se critica al BCE por su política de tipos de interés bajísimos ( Quantitative Easing). ¿Acaso es el BCE el único o principal culpable de la nueva burbuja de especulación bursátil y financiera?

El dinero usado para esta nueva especulación, es el dinero peor utilizado. ¡Qué desperdicio de dinero! Cuánto mejor estaría empleado en su canalización hacia la verdadera inversión de capital!

¿Y quién ha creado este mundo de especulación salvaje? ¿Acaso los Bancos centrales? ¿Quién ha creado este mundo absurdo, en el cual tipos de interés bajísimos no conducen a más inversiones, sino a más especulación? Comprar para vender al poco tiempo, llevándose la diferencia producida por la subida del precio en Bolsa de las acciones. ¿Esta es toda la sabiduría que como raza humana, supuestamente inteligente, hemos acumulado al cabo del tiempo? Qué error tan inmenso.

¿Quién ha suprimido aquellas inteligentes regulaciones que impedían que los Bancos entrasen libremente en el campo minado de la especulación? ¿No fueron acaso los Parlamentos – o sea, todos nosotros – los autores de ese gigantesco error legislativo?

¿Quién ha liberalizado los mercados laborales, hasta tal punto que hoy día los tipos de interés por los suelos son ya incapaces de producir efectos positivos en los ingresos y las demandas de los consumidores?

Los bajísimos tipos de interés ya no ofrecen ningún atractivo para el pequeño ahorrador, pero eso no le ha forzado a invertir sus ahorros en inversiones reales de capital, en lugar de en inversiones financieras. Sólo han servido para potenciar la especulación en activos financieros – acciones que cotizan en Bolsa, etc. -.

¿Qué va mal en nuestra economía de mercado, cuando unos tipos de interés tan bajos no hacen que el consumo privado acabe por despegar?

Sólo los dogmáticos en economía – desgraciadamente son los que hoy nos gobiernan – jamás hacen mención a la relación existente entre la deflación y los bajos salarios. Sólo ellos son los que siguen sin querer ver la realidad, y se empeñan en no reconocer dónde están los verdaderos fallos y dónde hallar los remedios. ¿Por qué se olvidan todos del papel central que el Estado tiene en materia económica? ¿Acaso no es legítimo e inteligente que los Estados intervengan decididamente en la vida económica, cuando vemos que todo lo demás falla? ( Deflación galopante, falta de inversiones, desempleo gigantesco que sigue ahí…).

¿Por qué no toman los Estados todo ese dinero que tan barato se ofrece hoy en los mercados de capital, para colocarlo en inversiones públicas productivas? Si hay que cambiar las Constituciones, las leyes, o el tratado de Maasstricht, pues cámbiense. A grandes males grandes remedios.

Y la guinda : el caso griego. ¿Qué reformas se han hecho en Grecia en los últimos cinco años, y qué resultados han traído consigo? Alemania le impuso a Grecia que se hiciera más competitiva, vía bajada de sueldos, y lo mismo hizo la troika. Esa enorme presión sobre Grecia hizo que en estos últimos cinco años los salarios reales en ese país bajasen un 22%. Esta flexibilización del mercado laboral ha producido resultados catastróficos, porque no ha conducido a una bajada de las cifras del paro, sino a todo lo contrario.

¿Por qué somos tan tercos e insistimos en seguir aplicando las mismas recetas a Grecia, pero también en España? ¿Acaso no queremos ver la realidad?¿Nadie se acuerda ya de los terribles efectos que acaban produciendo las burbujas especulativas en las Bolsas? ¡Cuánta ceguera, Dios mío!

Argentarius

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Comments are closed.